La Mancomunidad
Las redes sociales, ¿un mundo maravilloso o peligroso?

¿Las rede sociales, un mundo maravilloso o peligroso?


Todos conocemos los distintos tipos de redes sociales que hay actualmente en ese mundo llamado Internet: Tuenti, Facebook, Twitter, What´sapp, etc. ¿Pero qué son realmente las redes sociales?

Nos referimos exactamente a lo que se conoce como redes sociales directas. Es decir, portales cibernéticos que permiten el contacto con personas ya sean conocidas o desconocidas sin la necesidad de presencia física. Además, pueden exponer fotos de su vida, casa, vecindario, familia, amigos, pareja, lugar de trabajo y/o estudios. Es decir, se crea un perfil público de la persona que hace que los contactos (amigos, seguidores), puedan acceder a su información personal de manera directa, sin haber tenido contacto directo y físico nunca. Y en donde se crea una interacción con la persona y los contactos sistemáticamente.

Pero no sólo nos podemos referir a las Redes Sociales referidas a portales cibernéticos, sino también un sistema de mensajería instantánea que es lo más usado actualmente.

Hay otro tipo de redes sociales, referidas como redes sociales indirectas en las que no se crea un perfil abierto para el resto de usuarios sino que es una persona la que controla y dirige la información en torno a un tema en concreto. Son los conocidos foros y blogs.

A pesar de que son elementos que forman partes de nuestras vidas, ¿sabemos realmente hasta dónde puede llegar su mal uso?

Uno de los problemas que nos encontramos es el alto conocimiento que tiene la población preadolescente y adolescente, en comparación con la que tiene la población adulta. El uso de internet en los jóvenes se ha introducido en sus vidas de una manera natural, siendo una herramienta indispensable en su día a día. En cambio, muchos adultos, entre ellos los padres de esos jóvenes, se ven limitados a la hora de usarlo, por lo que se les convierte en un mundo desconocido fuera del alcance de su mano.

El progreso que están teniendo las redes sociales, es algo que no podemos evitar debido a que estamos en un período de desarrollo tecnológico e informático que está en auge. Las conocidas TIC (Tecnologías de la información y comunicación) se ha convertido en el recurso por excelencia como sistema de relación con los demás y como sistema de transmisión de información a nivel mundial.

¿Qué es lo más llamativo de las redes sociales? Efectivamente se trata de la apertura al mundo y del contacto social que permiten. Es decir, favorecen las relaciones sociales. Si consideramos el periodo evolutivo de la adolescencia, se trata de un periodo en el que comienzan a "separarse" de los padres, el referente comienza a ser los amigos/as, dan más importancia a la imagen física, lo que piensen los demás de uno mismo, y adquieren por completo el rol sexual. Todo ello, se refleja en las relaciones sociales que desarrollan, utilizando las redes sociales como un método para ello. Por tanto, consiguen relacionarse, además de la influencia impuesta de la sociedad en la que "hay que estar al día".

Pero aunque son adolescentes, no dejan de ser niños que siguen aprendiendo lo que está bien y lo que está mal, y que sus malos actos pueden llevar a consecuencias que no se hubiesen imaginado, perjudicando su vida diaria.

Hablamos de lo conocido como "Adicción a las nuevas tecnologías", y a prácticas perjudiciales ya sean los que realizan el acto o son víctimas de ello.

Parece que el hablar de adicción en este tipo de ámbito es algo raro, pero no lo es. Se considera una adicción cuando ese elemento que crea la adicción forma parte como algo más de tu vida, y te hace perder tu día a día habitual, considerando imprescindible su uso en tu vida. Cuando una persona, con el uso de las redes sociales, pierde el contacto directo con los demás, altera su ritmo de sueño habitual para seguir conectado o no sale de casa, no desarrolla estrategias de solución a posibles problemas con otras personas, e incluso miente sobre el tiempo real que utiliza para esta práctica, descuidando así, sus actividades cotidianas (estudios, ocio, etc), se puede considerar que esa persona es adicta al uso de las redes sociales.

No es raro ver cada vez a más jóvenes reunidos en grupo, pero cada unos utilizando su móvil personal sin interaccionar entre ellos. O cogiendo el móvil lo primero cada vez que salen de casa, o el considerar ocio personal el estar en Facebook, Tuenti..., para estar pendiente de si alguien le escribe o para subir fotos del fin de semana.

A parte de la adicción, cada vez se están dando más prácticas negativas e incluso podríamos decir, ilegales. Podemos hablar del Grooming (estrategias de relación de una persona para conseguir la confianza de un menor y así poder obtener concesiones de índole sexual), Sexting o Sex-Casting (difundir o publicar contenidos visuales de carácter sexual producidos por el propio remitente) y Ciberbullying (actitudes agresivas intencionadas y repetidas por una o más personas hacia otra).

Cuando conocemos noticias o nos las cuentan, siempre pensamos que a nosotros no nos va a pasar, y mucho menos a nuestro hijos. Pero se ha demostrado que todos estamos expuestos a este tipo de situaciones y dependerá de si lo sabemos detectar y controlar o solucionar, o por el contrario, no nos demos ni cuenta. Y más todavía, si se trata de adolescentes. En este caso, son los padres los que deben controlar el uso de las redes sociales en sus hijos, y saber informarles y darles la confianza de que pueden contar con ellos, en caso de algún problema.

De nada sirve decir que al no tener ni idea de cómo funcionan no podemos controlar 100% el uso que hagan nuestros hijos. Deberemos de informarnos cómo funcionan, deberemos conocer qué tipos de redes hay y sus características, y controlar su uso a partir de normas y límites, al igual que hemos controlado otros ámbitos como pueda ser: la hora de llegada, el dinero que le podamos dar, el que saquen buenos resultados académicos, etc.

Un elemento preventivo importante es el educar a nuestros hijos, fomentando un ocio alternativo al usar Internet exclusivamente. Ocio en el que haya relaciones sociales sanas y directas, ocio que desarrolle creatividad, armonía con sus iguales y donde el respeto y la educación primen por encima de todo.

Desde la Mancomunidad de Servicios Sociales se están llevando a cabo talleres dirigidos tanto a adolescentes como a padres, donde tratamos de acercar este tema, proporcionando información de cómo funcionan y en qué se basa un buen uso, además de estrategias de solución ante posibles situaciones críticas que puedan ocurrir. No dudes en participar, entre todos podemos evitar y prevenir problemas con nuestros jóvenes para que tengan un día a día lo mejor posible.