Portal Mujer
Agenda
mes anterior Septiembre mes siguiente año anterior 2018 año siguiente
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
     
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
       
Ver calendario
Mujeres emprendedoras
El autoempleo de las mujeres, a través de proyectos empresariales, es una de las fórmulas idóneas para favorecer su inserción en la economía y una de las medidas para incrementar el bajo porcentaje que tienen las mujeres en el tejido empresarial. El autoempleo o, lo que es igual, trabajar para una misma, es una forma de actividad laboral que en nuestra sociedad cada vez está más valorada.

Desde su variante de free lance hasta la creación de una empresa propia, el autoempleo puede ofrecer al desempleado la oportunidad que estaba esperando. Es una buena alternativa laboral que los buscadores de empleo no suelen plantearse, quizás por la idea formada de necesitar un gran capital o quizás por la aparente complicación del proceso. Pero el autoempleo no sólo es la creación de una empresa, existen formas más sencillas de abordarlo.
 
Ventajas del autoempleo:

- No depender de nadie. El jefe es una misma. Si se trabaja solo, ni se dan ni se reciben órdenes.
- Libertad de horarios. Ya no se trabajarán ocho horas al día, ni se tendrá un horario fijo. Seguramente el número de horas que se trabaje será bastante mayor, pero nadie nos dirá que debemos hacerlo ni cuando.
- Desarrollo de las ideas y de la creatividad. Al ser dueño de una misma todas las ideas que se nos ocurran para nuestro trabajo o nuestra empresa se pueden llevar a la práctica.
- No hay que repartir los beneficios. Si el negocio va bien y los beneficios son elevados, los ingresos pueden ser bastante más altos que trabajando como asalariada, y esos beneficios no hay que repartirlos con nadie.
- Trabajar en casa. En las trabajadoras free lance, en algunas profesiones, la comodidad de poder trabajar en casa es una ventaja, ya que implica ahorro económico en desplazamientos.
 
Inconvenientes del autoempleo:

- Necesidad de una cantidad inicial de dinero. Suele ser necesario para iniciar la actividad laboral y poder subsistir hasta que los clientes empiezan a dejar dividendos positivos: compra de material, local, etc.
- Pérdida del tiempo de ocio. Trabajar para una misma implica que cuanto más se trabaja más se gana. Lo que suele ocurrir es que se aceptan todos los trabajos que llegan. Como consecuencia, los sábados y domingos se convierten en días laborables para poder sacar los encargos y cumplir el plazo comprometido con el cliente.
- Problemas de salud. Cuando se está enferma y no se puede trabajar los beneficios peligran.
- Incertidumbre laboral. Puede haber periodos donde el trabajo sea escaso y otros donde la actividad laboral sea muy elevada.
- Problemas de liquidez. En ocasiones los clientes no pagan los trabajos que se les han realizado con la solvencia y rapidez deseada, lo que puede ocasionar problemas de liquidez y endeudamientos con entidades financieras.
- Pérdida de relación con compañeros de trabajo. En algunas profesiones, especialmente las trabajadoras free lance, se trabaja solo, con lo cual no se tienen relaciones sociales con compañeros.


¿A qué se hace referencia cuando se habla del trabajo por cuenta propia o autónomo?


Es la actividad económica a titulo lucrativo que realiza la persona física individual de forma habitual, personal y directa, sin sujeción a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas.
Esta actividad está regulada por la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del trabajo autónomo, que se aplicará a las personas físicas que realicen de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia y fuera del ámbito de dirección y organización de otra persona, una actividad económica o profesional a título lucrativo, den o no ocupación a personas trabajadoras por cuenta ajena.
También será de aplicación la citada Ley a los trabajos, realizados de forma habitual, por familiares de las personas definidas en el párrafo anterior que no tengan la condición de personas trabajadoras por cuenta ajena, conforme a lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores.
Se presume la condición de persona trabajadora autónoma, empresaria o empresario, si se ostenta la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietaria, usufructuaria, arrendataria u otros conceptos análogos.

Crea tu propia empresa


El Instituto de la Mujer, a través de la página de la que indicamos el enlace, facilita un acceso directo al "Simulador experto en generación de empresas", una herramienta eficaz para crear un negocio propio.
 
El objetivo del simulador es que a partir de los datos que se introduzcan en el mismo se genere un documento final con diagnósticos, recomendaciones y gráficos que te ayudarán a consequir los objetivos de viabilidad para la creación de tu empresa sobre una base sólida y con garantías de éxito.

www.creatupropiaempresa.es/